The Decline of Unstructured Play

El declive del juego desestructurado

  • La cantidad de tiempo dedicado al juego infantil ha fluctuado mucho en Estados Unidos en el último siglo y las barreras  más comunes que limitan el juego desestructurado hoy en día son, entre otras,  el aumento del tiempo dedicado a la escuela,  un excesivo énfasis en el desempeño académico de los chicos y el miedo de los padres por la seguridad de los hijos.
  • Las causas más comunes de la decadencia del juego no estructurado son las preocupaciones por la seguridad (peligro extraño, delincuencia, tráfico), la erosión del capital social, el aumento del tiempo dedicado a la escuela, la creciente creencia de que la infancia es un momento para empezar a construir una ‘hoja de vida’ o curriculum y un énfasis excesivo en actividades estructuradas (deportes, clases, etc).
  • Investigaciones recientes sugieren que los niños deben experimentar el doble de tiempo de juego no estructurado a comparación del  juego estructurado y que los beneficios del juego no estructurado incluyen el respeto de las reglas, la autodisciplina, el control de la agresividad, las habilidades de resolución de problemas, el desarrollo del liderazgo, la resolución de conflictos, entre otros.

Para las generaciones pasadas, el juego era una actividad iniciada por los niños y abierta. Pero hoy en día, para muchos niños el juego se ha convertido en una actividad adulto-dirigida y altamente estructurada, lo que tiene un impacto significativo en el crecimiento físico, cognitivo, social y emocional de los niños. Michael Patte, profesor de educación en la Universidad de Bloomsburg, habla sobre este cambio y por qué el juego no estructurado es una parte tan importante del desarrollo de los niños.

Si deseas documentar una semana típica en la vida de cualquier niño estadounidense de hoy en día, simplemente abre el planificador o calendario de la mamá y mira lo que hay.

El horario de las actividades diarias deja poco tiempo para el juego no estructurado (como el de antes) y esto puede tener graves consecuencias para los niños.

Howard Chudacoff, profesor de Estudios Urbanos de la Universidad de Brown, identifica el lugar, las cosas y el tiempo como tres cambios sociales que afectan el juego no estructurado de los niños. Los cambios de lugar incluyen cambios de espacios de juego informales y naturales a patios artificiales, actividades dirigidas a adultos y juegos dentro del hogar. Los juguetes han pasado de juguetes caseros e improvisados a elecciones educativas, fabricadas y electrónicas. El tiempo dedicado al juego de niños ha fluctuado en Estados Unidos durante el siglo pasado y las barreras comunes que limitan el juego no estructurado incluyen una jornada escolar prolongada, un énfasis excesivo en el rendimiento académico y el temor de los padres por la seguridad infantil.

Cuando yo era niño,  a finales de 1960 y principios de 1970,  mis padres proporcionaron el tiempo, el espacio y la libertad para jugar. El tiempo de juego no estructurado se concedía todos los días después de la escuela y los fines de semana, todo el año, desde la mañana a la noche.

El espacio para el juego era amplio y los límites siempre estaban siendo negociados. Nuestro juego se desarrollaba más allá de los ojos vigilantes de los padres, proporcionando acceso a las 3 características ‘libres’ del juego desestructurado’: gratuito, libres de elegir y libres de ir y venir cuando quisiéramos.

Peter Gray, autor del libro Free to learn: Why unleashing the instinct to play will make our children happier, more self-reliant, and better students for life,  pinta un cuadro similar de sus experiencias de juego de infancia en los años cincuenta: "Cuando yo era un niño en la década de 1950, mis amigos y yo jugábamos en grupos de vecinos de edad mixta casi todos los días después de la escuela hasta la oscuridad. Jugamos todo el fin de semana y todo el verano. Tuvimos tiempo para explorar en todo tipo de formas, y también el tiempo para aburrirnos  y averiguar cómo superar el aburrimiento, el tiempo para meternos en problemas y para resolverlos, el tiempo para soñar día, el tiempo para sumergirnos en aficiones y tiempo para leer cómics. Lo que aprendí a través de mi juego ha sido mucho más valioso para mi vida adulta que lo que aprendí en la escuela”.

Vistas desde una perspectiva actual, estas experiencias de juego en la infancia están en marcado contraste con las de los niños de hoy. La cantidad de tiempo que los niños pasan en el juego libre no estructurado hoy está en declive. Las causas más comunes de la decadencia son las preocupaciones por la seguridad (peligro extraño, delincuencia, tráfico), la erosión del capital social, el aumento del tiempo dedicado a la escuela, la creciente creencia de que la infancia es un momento para empezar a construir una ‘hoja de vida’ o curriculum y un énfasis excesivo en actividades estructuradas (deportes, clases, etc).

“Investigaciones recientes sugieren que los niños deben experimentar el doble de tiempo de juego no estructurado en comparación a las experiencias de juego estructurado.”

Lia Karsten, profesora de Geografías Urbanas de la Universidad de Amsterdam, sostiene que este cambio ha transformado a los niños de ser participantes activos a ser niños de asiento trasero, que son pasivamente escoltados por sus padres, que los trasladan de una actividad estructurada a la siguiente.

La tensión entre el deseo de un padre de controlar y el deseo de un niño de libertad ha existido durante miles de años, pero los padres de hoy parecen estar mucho más aferrados a ese control que en cualquier otro  momento del pasado reciente.

El juego no estructurado es un conjunto de actividades que los niños imaginan por sí solos sin la intervención de los adultos. Este tipo de juego rara vez tiene metas u objetivos predeterminados, pero en cambio permite a los niños crear sus propias reglas y establecer sus propios límites. Investigaciones recientes sugieren que los niños deben experimentar el doble de tiempo de juego no estructurado a comparación de las experiencias de juego estructurado y que el juego no estructurado tiene beneficios para el desarrollo del niño en su totalidad como, por ejemplo:

  • Proporciona oportunidades para que los niños dominen elementos del mundo en sus propios términos.
  • Desarrolla la autodeterminación, la autoestima y la capacidad de autorregularse, todos  elementos vitales del desarrollo emocional.
  • Promueve la competencia social, el respeto de las reglas, la autodisciplina, el control de la agresividad, las habilidades de resolución de problemas, el desarrollo del liderazgo, la resolución de conflictos y la aplicación de las reglas.
  • Estimula el desarrollo de los sentidos y le permite a los niños descubrir  las diferentes texturas y elementos en el mundo.
  • Proporciona un terreno fértil para cultivar la creatividad y la imaginación
  • Mejora las interpretaciones cognitivas.
  • Ayuda a desarrollar   la coordinación, la fortaleza  y la aptitud cardiovascular y modera la obesidad infantil  y las complicaciones derivadas de esta condición.
  • Convierte al aburrimiento en  un vehículo para que los niños creen su propia felicidad, fomenten  la inventiva y desarrollen  la autosuficiencia.

Hay una variedad de factores sociales que están limitando las oportunidades para el juego no estructurado en Estados Unidos, siendo el miedo el más prominente entre ellos. Debido en parte al temor, los niños de hoy tienen menos oportunidades de jugar en casa y en la escuela  que en el pasado.

Sin embargo, hay razones para el optimismo también. Muchas organizaciones profesionales prominentes abogan por la importancia del juego y la investigación actual en múltiples disciplinas documenta los beneficios del juego no estructurado en el desarrollo del niño en su totalidad.

Lograr un equilibrio entre el juego estructurado y no estructurado es la clave para el desarrollo integral del niño en esta sociedad moderna.

    • La cantidad de tiempo dedicado al juego infantil ha fluctuado mucho en Estados Unidos en el último siglo y las barreras más comunes que limitan el juego desestructurado hoy en día son, entre otras, el aumento del tiempo dedicado a la escuela, un excesivo énfasis en el desempeño académico de los chicos y el miedo de los padres por la seguridad de los hijos.
    • Las causas más comunes de la decadencia del juego no estructurado son las preocupaciones por la seguridad (peligro extraño, delincuencia, tráfico), la erosión del capital social, el aumento del tiempo dedicado a la escuela, la creciente creencia de que la infancia es un momento para empezar a construir una ‘hoja de vida’ o curriculum y un énfasis excesivo en actividades estructuradas (deportes, clases, etc).
    • Investigaciones recientes sugieren que los niños deben experimentar el doble de tiempo de juego no estructurado a comparación del juego estructurado y que los beneficios del juego no estructurado incluyen el respeto de las reglas, la autodisciplina, el control de la agresividad, las habilidades de resolución de problemas, el desarrollo del liderazgo, la resolución de conflictos, entre otros.

Más consejos y novedades

http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/brain810x456.jpg
/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/kitchenplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/playful810x456.png
http://www.thegeniusofplay.org/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/rainydayplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/carretera810x456.jpg
https://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/pirate810x456.jpg