¡5 hacia arriba, 5 hacia abajo! - 10 actividades para satisfacer las necesidades sensoriales

¡5 hacia arriba, 5 hacia abajo!

10 actividades para satisfacer las necesidades sensoriales.

  1. Lee el lenguaje corporal del niño y escucha sus palabras. ¡Si no se siente cómodo o no disfruta de una actividad, entonces es mejor parar!
  2. Asegúrate que haya suficiente espacio para la actividad específica. Cuando los niños disfrutan de actividades de todo el cuerpo, asegúrate que tengan suficiente espacio para evitar golpear cosas u a otras personas.
  3. Está atento a la sobre estimulación. Cuando los niños han alcanzado su límite, pueden portarse mal. Ayúdalos a trasladarse a un lugar tranquilo y calmado donde puedan centrarse y reagruparse.
  4. Asegúrate que los juguetes y las actividades sean apropiadas para el desarrollo. Ten en cuenta la edad, las habilidades y las capacidades al planificar el tiempo de juego.
  5. ¡Supervisa! Los niños siempre deben saber que hay un adulto cerca y al alcance del oído para ayudar, si es necesario.

Nuestros cuerpos quieren estar en equilibrio y en armonía y buscarán la estimulación necesaria para establecer, restaurar y mantener ese equilibrio. Por ejemplo, cuando sentimos sed, tomamos una bebida y, cuando estamos satisfechos, paramos. Cuando nuestro equilibrio no está en orden, determinamos lo que necesitamos y buscamos una solución adecuada. Para muchos de nosotros, esto es natural y automático, pero para los niños cuyos sistemas sensoriales y nerviosos no se procesan de manera eficiente o efectiva, éstos pueden reaccionar a los mensajes que sus cuerpos reciben de una manera diferente.

Esto puede ser evidente durante el juego cuando los niños que están poco estimulados buscan la estimulación sensorial girando repetidamente o golpeando intencionalmente las paredes, o incluso a otros niños. Los niños que están sobre estimulados pueden agitarse rápidamente o retirarse de la estimulación sensorial arrastrándose debajo de las mesas.

El nivel ideal de estimulación es diferente para cada niño; sin embargo, hay formas de ayudar a los niños a regular sus sistemas sensoriales y alcanzar ese nivel ideal para satisfacer su deseo de actividad sin producir ansiedad o estrés adicional.

Aquí te ofrecemos diez actividades para ayudar a regular el sistema sensorial de un niño durante el juego:

5 hacia arriba: si los niños están poco estimulados y ansían más

  1. Hacer plastilina casera. Amasar y aplastar proporciona a los niños un aporte adicional de parte de sus músculos y articulaciones.
  2. Subir a un área de juegos con trepadora. Colgarse en barras de monos y escalar escaleras utiliza el propio cuerpo de un niño como resistencia para enviar señales al cerebro y ayudar a organizar su sistema nervioso.
  3. Crear una carrera de obstáculos. ¡Escalar sobre un cojín, debajo de una mesa y alrededor de una caja son tareas que activan diferentes músculos en el cuerpo. También involucran habilidades que incorporan pensamiento secuencial y la necesidad de seguir instrucciones de varios pasos.
  4. Tener una fiesta de baile. La introducción de la música y el movimiento trae estimulación visual y auditiva al juego. Juegos como ‘baile congelado’ agregan estructura y procesamiento auditivo al juego. Los niños reciben retroalimentación de sus músculos y articulaciones con cada paso que dan.
  5. Reventar burbujas. Saltar hacia arriba y hacia abajo en una lámina de plástico para burbujas puede ser muy divertido y la presión profunda activará los receptores sensoriales, diciéndole al cerebro cómo controlar el movimiento y el equilibrio postural.

5 Hacia Abajo: si los niños están sobre estimulados y necesitan menos

  1. Atenuar el sonido. Eliminar los sonidos extraños, como la música, la televisión y el zumbido de una lavadora puede disminuir los estímulos que distraen y mejorar el enfoque y la participación del niño en la actividad.
  2. Jugar en una carpa de juego. Delimitar el juego ayuda a disminuir las distracciones visuales y auditivas en el área. Mantenga las aletas de la carpa y las ventanas de malla abiertas para el flujo de aire y la supervisión.
  3. Jugar en una mesa. El uso de un mantel o una bandeja para galletas debajo del juguete o la actividad en una mesa vacía proporciona límites visuales para el juego enfocado. También ayuda el tener los pies firmemente plantados en el suelo, en lugar de colgarlos, así que considera usar una mesa de juego para niños.
  4. Crear una zona tranquila. Agregar almohadas y mantas suaves a un rincón acogedor les da a los niños un espacio para buscar un respiro de los estímulos ambientales.
  5. Añadir peso. Usar mantas, chalecos, almohadillas para el regazo y artículos similares puede ayudar a calmar a un niño que está sobre estimulado al disminuir el ritmo cardíaco, relajar los músculos y desencadenar endorfinas y dopamina -- las hormonas "felices". Nota: Esto también es beneficioso para los niños que buscan más información sensorial.

Ya sea que los niños necesiten más estimulación para satisfacer sus necesidades de actividad y energía o menos estimulación para reducir sus sentimientos de ansiedad y estrés, hay formas de jugar que satisfacen esas necesidades individuales.

Busca el consejo de terapeutas ocupacionales especializados para determinar la mejor manera de ayudar a los niños a regular sus sistemas sensoriales durante el juego.

    1. Lee el lenguaje corporal del niño y escucha sus palabras. ¡Si no se siente cómodo o no disfruta de una actividad, entonces es mejor parar!
    2. Asegúrate que haya suficiente espacio para la actividad específica. Cuando los niños disfrutan de actividades de todo el cuerpo, asegúrate que tengan suficiente espacio para evitar golpear cosas u a otras personas.
    3. Está atento a la sobre estimulación. Cuando los niños han alcanzado su límite, pueden portarse mal. Ayúdalos a trasladarse a un lugar tranquilo y calmado donde puedan centrarse y reagruparse.
    4. Asegúrate que los juguetes y las actividades sean apropiadas para el desarrollo. Ten en cuenta la edad, las habilidades y las capacidades al planificar el tiempo de juego.
    5. ¡Supervisa! Los niños siempre deben saber que hay un adulto cerca y al alcance del oído para ayudar, si es necesario.

Más consejos y novedades

http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/brain810x456.jpg
/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/kitchenplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/playful810x456.png
http://www.thegeniusofplay.org/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/rainydayplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/carretera810x456.jpg
https://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/pirate810x456.jpg