El juego es la forma favorita de aprendizaje de nuestro cerebro

  • Visita un museo local con tus hijos y deja que aprendan mientras juegan.
  • Cada niño disfruta diferentes áreas de estudio, de manera que debes buscar museos que vayan acorde a sus gustos y preferencias.
  • Museos interactivos como The Strong, en NY, tienen varias actividades en las que los chicos pueden tomar parte.
  • Busca exhibiciones que sean interactivas y culturales, a la vez. El juego y el descubrimiento servirán como método educativo.

Los museos son una gran opción para las familias — prometen diversión a un precio razonable y la oportunidad de crear memorias para unir generaciones. Scott Eberle, ex vicepresidente de Estudios del Juego del Museo Strong, en New York, nos cuenta por qué las visitas a los museos son tan beneficiosas y divertidas.

Las familias no necesitan pasar mucho tiempo buscando razones para visitar un museo. Los museos prometen experiencias atractivas, valiosas, agradables y memorables que unen a las generaciones. Mis recuerdos tempranos (y poderosos) de momias en vitrinas, esqueletos de dinosaurios, un claustro medieval, una cápsula espacial, el Austin Martin de 007 y un dramático diorama de una manada de leones cazando que me han durado toda la vida.

Por más que toda visita a un museo promete unir a los visitantes, no dos visitantes salen del museo con las mismas impresiones. Las razones de una visita pueden variar así como el tipo de museo que visiten.

Un museo puede ofrecer una experiencia estética tranquila, otro un poco de bullicio, luces brillantes e interactividad. Una persona puede tener gusto de comunión con el arte, sintiéndose enriquecido después. Otro preferirá una demostración científica, aprendiendo un método y sintiéndose educado de ese modo. Otro volverá a imaginar un acontecimiento histórico trascendental o recordará a un gran individuo, sintiéndose tocado y honrado por esa experiencia. Un abuelo en el museo del coche puede explicarle a un nieto como hace tiempo él mismo condujo ese coche que ahora está en exhibición, o en el salón de la fama contará cómo jugaba de pequeño con un guante de béisbol que ahora es parte de un museo. Las niñas pueden ver en el vestido de la Primera Dama o en la capa del inmigrante un poco de cómo era la vida de las mujeres en el pasado.

Este año, medio millón de visitantes encontrarán medio millón de razones para visitar el museo The Strong, en Rochester, New York, un lugar activo e interactivo donde trabajaba. Y allí encontrarán mucho para deleitar los sentidos, ejercitar los músculos y ‘estrechar’ la mente. Este museo ofrece oportunidades para jugar en un supermercado de tamaño infantil, competir en autos de carrera de lado a lado y pilotear un helicóptero de interior, montar un carrusel y hacer girar la ‘pecera del amor’ para seguir los peces de los arrecifes e interactuar con la naturaleza (incluso en invierno), o para acercarse a las mariposas en un jardín de interior hecho con la forma de una mariposa.

En este museo donde el medio es tanto el mensaje como el método, los visitantes arman rompecabezas, crean dibujos, juegan a seguir secuencias, extraen lecciones de películas sobre la importancia del juego y exploran lugares donde sus propias experiencias se unen a las tendencias históricas del juego y la recreación de este país. Para la mayoría de los visitantes, las exposiciones interactivas se verán como las de un museo de niños o un museo de ciencias. Pero The Strong (el Museo Nacional del Juego), es un museo de historia con el juego y la cultura como pieza central y con el juego como método educativo. Y por ello, este museo es tanto un campo de recreo para la mente como para el cuerpo.

“El museo es un campo de recreo tanto para la mente como para el cuerpo.”

Los temas sobre el juego resultaron cruciales para invitar a los creadores de exposiciones a diseñar el museo como un jardín de placeres intelectuales.  Entonces, si la exhibición se trata de libros de historietas (y la biblioteca del museo tiene más de 21,000 títulos que datan de la década de 1950), entonces la exposición sigue la narrativa de nuestros superhéroes que revelan nuestra moral y acerca de lo que valoramos y tememos. Cuando el tema es la literatura infantil, la exposición presenta un libro gigante pop-up donde los géneros cobran vida. Una cita gigante de la poetisa Diane Ackerman invita a los visitantes a exhibiciones interactivas que cuentan con miles de juguetes del pasado: "El juego es la forma de aprendizaje favorita de nuestro cerebro."

These learning experiences follow guests home. The museum is also a branch of the metro area’s library system. All exhibits feature comfortable book nooks for reading aloud, and each exhibit is stocked with shelves of books available for checking out with a local library card. 

Los visitantes se llevan a casa estas experiencias de aprendizaje. El museo también tiene una sucursal de biblioteca del área metropolitana. Todas las exposiciones cuentan con cómodos rincones para leer en voz alta, y cada exhibición se almacena con estantes de libros disponibles para llevarse, con una tarjeta de la biblioteca local.

El museo The Strong publica también una revista académica: American Journal of Play, una auténtica iniciativa interdisciplinaria que desde hace varios años muestra los diversos trabajos de historiadores, neurocientíficos, psicólogos, biólogos, matemáticos, antropólogos, médicos, folcloristas y filósofos, que estudian el complejo y serio tema que es el juego.

Para ayudarle a seguir la misión central de rastrear cómo el juego ha evolucionado a lo largo de la historia de los Estados Unidos, The Strong tiene una colección de más de 400,000 objetos y crónicas que muestran cómo los estadounidenses nos hemos divertido, cómo nos hemos perdido en el juego, y cómo nos hemos encontrado en el proceso de jugar. Por ejemplo, si le preguntas a tus amigos quiénes son, pueden admitir una identidad como golfista, esquiadores o motoristas. Y por lo tanto los clubes, los esquís, las bicis, y millares de otros artefactos nos recuerdan nuestro placer en juego y su papel central en nuestras vidas.

En The Strong, el juego es el sujeto, el objeto, el medio y el método. A los padres les resulta fácil jugar, aprovechando las oportunidades de aprendizaje. En este museo, el aprendizaje se cuela con el juego de forma placentera y sigilosa. ¡Ahora intenta lo mismo en tu casa!

    • Visita un museo local con tus hijos y deja que aprendan mientras juegan.
    • Cada niño disfruta diferentes áreas de estudio, de manera que debes buscar museos que vayan acorde a sus gustos y preferencias.
    • Museos interactivos como The Strong, en NY, tienen varias actividades en las que los chicos pueden tomar parte.
    • Busca exhibiciones que sean interactivas y culturales, a la vez. El juego y el descubrimiento servirán como método educativo.

More Expert Advice

http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/brain810x456.jpg
/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/kitchenplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/playful810x456.png
http://www.thegeniusofplay.org/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/rainydayplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/carretera810x456.jpg
https://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/pirate810x456.jpg