Cómo jugar con niños con autismo

Cómo jugar con niños con autismo

    • Deja que el niño esté a cargo. Haga que él / ella elija la actividad en lugar de presentarle una nueva.
    • Si tu hijo necesita ayuda para usar un juguete, no temas mostrarle cómo usarlo. Pero no tomes el control total, deja que lo pruebe por sí mismo después de que le muestres cómo usarlo.
    • Sé consciente de las necesidades sensoriales de tu hijo o del niño con autismo antes de acercarte demasiado durante el juego. El niño te hará saber cuánto guía y espacio necesita.

Las opiniones de cómo criar a los hijos son infinitas por estos días ¿verdad? Si bien es posible que no todos estemos de acuerdo con el tipo de juego, ya sea que se trate de ideas de "vieja escuela", como parques y playgrounds, o nuevos tipos de juegos basados en tecnología, como tabletas y videojuegos, la idea de que los niños deberían jugar es un concepto ampliamente aceptado en nuestra sociedad.

Pero, ¿qué pasa si tu hijo no puede jugar o no juega como lo hacen otros niños? Claro, el valor del juego suena maravillosa si tu hijo tiene las habilidades para socializar y participar, hacer amigos y comunicarse. ¿Pero qué pasa si tu hijo es diferente? ¿Qué pasa si tiene autismo?

Muchos niños con autismo encuentran que el mundo es un lugar amenazante y abrumador y, en consecuencia, pueden desarrollar habilidades para ayudarlos a desentenderse de la sobreestimulación de nuestro medio ambiente. La idea de que los niños deben estar jugando es contraintuitiva a una característica central de los niños con autismo: la separación.

Entonces, ¿cómo haces que un niño quiera participar en el juego cuando su fijación primaria es desentenderse, separarse?

“Muchos niños con autismo encuentran que el mundo es un lugar amenazante y abrumador y, en consecuencia, pueden desarrollar habilidades para ayudarlos a desentenderse de la sobreestimulación de nuestro medio ambiente.”

Autismo se ha convertido últimamente en una palabra de moda en los medios de comunicación convencionales y en nuestras comunidades. Si no conoces a un niño con autismo, lo más probable es que lo hagas más pronto de lo que te imaginas. Tal vez tu vecino tiene un hijo con autismo, o tiene un miembro de la familia con autismo. Puede ser difícil saber cómo involucrarse con un niño que experimenta dificultad significativa para interactuar, socializar y comunicarse.

¿Cómo podemos ayudar a esos niños a usar el juego como medio para acceder al mundo de una manera positiva y significativa, que estimule su cerebro, refine sus habilidades motoras y construya relaciones sociales?

Todas esas habilidades puede atribuirseles al juego. Las habilidades del juego pueden haberle llegado fácilmente a tu hijo, pero para un niño con autismo  es otra historia.

Los chicos con autismo pueden requerir la intervención de un adulto o la habilidad de un profesional para ayudarlos a adaptarse al mundo de una manera lúdica y social. Como terapeuta ocupacional que trabaja con niños con autismo, la facilitación de habilidades de juego es una parte grande y gratificante de mi papel. Pero tú no necesitas ser un profesional para jugar con un niño con autismo.

Cinco consejos para ayudarte a integrar de una manera significativa con un niño con autismo:

  1. Acércate con respeto y amabilidad: aunque no es necesario ser tímido, los niños con autismo pueden requerir una mayor cantidad de espacio personal. Encuentra la proximidad física con la que tú y el niño se sientan cómodos, y comprende que esto puede cambiar de un día para el otro. Puede haber momentos en los que el niño esté buscando estimulación y desee abrazos y sentarse muy cerca tuyo, mientras que en otras ocasiones el niño puede estar evitando la estimulación y puede necesitar más distancia. La cercanía y el contacto pueden ser amenazantes. Tómate un minuto para interpretar las necesidades sensoriales del niño antes de invadir su espacio. El niño a menudo te dará pistas, así que sé paciente y experimenta con las distancias y espacios.

  2. Entra a su mundo en vez de querer presentarle un nuevo juego o juguete: jugar con el niño e interactuar con su actividad preferida puede resultar más cómodo para él. Observa lo que el niño te señale. Los niños con autismo pueden o no usar el lenguaje para hablar, pero eso no significa que no sean capaces de comunicarse, así que ponle atención  a su gestos, sus  signos, su lenguaje corporal y las expresiones faciales. Los niños que no son verbales son capaces de entender el lenguaje y son a menudo brillantes y creativos.

  3. Entiende que hay un valor en el juego paralelo: jugar junto a un niño que parece ignorarte es tremendamente significativo para el niño. No te rindas fácilmente si el niño no te presta atención. Los niños con autismo pueden tener dificultad para dividir su atención, pero su presencia se siente todavía y si eres paciente, valiosas habilidades de juego se pueden intercambiar y demostrar durante estas interacciones.  

  4. Enseñale y demuestrale cómo divertirse: los chicos con autismo pueden requerir una demostración de cómo jugar con un juguete. Las habilidades de juego pueden no ser naturales para niños con autismo, y por eso ellos pueden beneficiarse de un compañero o un adulto que los ayude a jugar con un juguete u objeto. No asumas que simplemente no quieren jugar con el juguete. Puede que no sepan cómo jugar.  Si el niño tiene un estrecho repertorio de habilidades de juego, trata de facilitar más participación ampliando las habilidades de juego que ya tienen. Los niños con autismo tienden aprender ‘visualmente’, así que haz más demostraciones y menos charla.

  5. Cambios y transiciones pueden ser difíciles: el cambio puede ser difícil para los chicos con autismo. Expande las habilidades de juego lentamente y en sus términos. Genera confianza para reducir la ansiedad. Los niños con autismo son como otros niños. A ellos les gusta divertirse y hacer cosas que los haga sentir bien, pero pueden necesitar más repeticiones o demostraciones de cómo participar con un juguete u objeto. Además, al igual que cualquier otro niño, pueden encontrar formas alternativas de jugar con un juguete. Alienta sus propios métodos creativos y respeta la individualidad. Por último, dado que el cambio puede ser difícil, puedes  jugar con un juguete durante un largo período de tiempo. No te  apresure a cambiar las actividades.  Deja que el niño juegue con lo mismo durante más tiempo, si aún no está listo para seguir adelante.
No tengas miedo de hacer algo mal. Estos consejos son útiles: mantén una mente abierta y un espíritu lúdico y podrás tener una experiencia de juego significativa, y si tienes suerte,  hasta puedes echar un vistazo al mundo del niño.

    • Deja que el niño esté a cargo. Haga que él / ella elija la actividad en lugar de presentarle una nueva.
    • Si tu hijo necesita ayuda para usar un juguete, no temas mostrarle cómo usarlo. Pero no tomes el control total, deja que lo pruebe por sí mismo después de que le muestres cómo usarlo.
    • Sé consciente de las necesidades sensoriales de tu hijo o del niño con autismo antes de acercarte demasiado durante el juego. El niño te hará saber cuánto guía y espacio necesita.

Más consejos y novedades

http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/brain810x456.jpg
/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/kitchenplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/playful810x456.png
http://www.thegeniusofplay.org/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/rainydayplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/carretera810x456.jpg
https://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/pirate810x456.jpg