Continúa jugando afuera con tus hijos, aún cuando el clima se ponga frío

Continúa jugando afuera con tus hijos, aún cuando el clima se ponga frío

  • El juego y la naturaleza van de la mano: la naturaleza ofrece una experiencia sensorial única, que a la vez es estimulante porque está siempre cambiando y ofrece la oportunidad para poner en práctica todos los sentidos.
  • Es importante que los padres dejen a sus hijos tomar riesgos y jugar libremente al aire libre, aún cuando hace frío, y siempre usando la ropa apropiada.
  • Crear rituales familiares, aprender de los animales y mantenerse en movimiento son formas de incentivar a toda la familia a jugar con la naturaleza, aún en invierno.
  • Cuanto más temprano expongamos a los chicos a los beneficios de jugar al aire libre, menos resistencia pondrán y será más fácil ‘despegarlos’ de la tecnología.

Con la llegada del clima frío, muchas familias tienden a limitar más aún el juego al aire libre, pero no tiene por qué ser así. Meghan Fitzgerald, co-fundadora de Tinkergarten, una organización cuya misión es hacer que las familias y comunidades jueguen afuera y se beneficien de las maravillas de la naturaleza, nos explica por qué jugar con la naturaleza es crítico para el desarrollo de los chicos y adolescentes y nos provee con ideas para seguir jugando afuera, aún cuando el clima parece no invitarnos.

Meghan, que tiene años de experiencia en Educación decidió crear Tinkergarten junto a su esposo Brian Fitzgerald porque, como maestra y líder  de  la comunidad educativa, notó que los chicos que pasan muchas horas en salones de clases muy ‘estructurados’, están sometidos cada vez más a presiones académicas al mismo tiempo que las horas de juego libre, incluidos los recreos, se están limitando. Era hora de hacer algo.

“El juego libre tiene un rol crítico en el desarrollo de los chicos  y la naturaleza es un espacio ideal para jugar. Está comprobado que los chicos y los adultos están menos ansiosos y se ponen más activos cuando están al aire libre. Podemos ver los efectos negativos que tiene para los chicos no tener acceso al mundo de la naturaleza”, comentó Meghan durante una entrevista con Genius of Play en Español.

“La naturaleza ofrece una experiencia sensorial única y a la vez  estimulante porque está siempre cambiando y ofrece la oportunidad para poner en práctica todos los sentidos”, explicó Meghan, que comenzó con Tinkergarten hace ya más de cinco años en Brooklyn, Nueva York.

“Como maestra  puedo apreciar la experiencia sensorial que ofrece la naturaleza, porque los alumnos que tienen intervalos al aire libre están más calmados, concentrados y participan más en clases”, añadió.

“La naturaleza ofrece una experiencia sensorial única, que a la vez es estimulante porque está siempre cambiando y ofrece la oportunidad para poner en práctica todos los sentidos."

Jugar en comunidad: beneficios para todos
Tinkergarten comenzó en  Brooklyn  con clases de música en contacto con la naturaleza, con el objetivo de que las familias pasen más tiempo afuera, más allá del juego en el playground y con la misión de que adultos y chicos participen del juego al aire libre, más allá del clima.

Tinkergarten  (que ahora se extiende a 48 estados con más de 800 líderes)  ofrece clases en terrazas, espacios ‘urbanos’, parques y en lugares donde hay un pedacito verde que permite a las familias estár en contacto con el aire.

“La cultura de hoy es no dejar al niño que se ensucie, o que tome riesgos, muchos padres no dejan a sus hijos jugar en el barro. Pero es importante que las familias hagan un cambio en ese sentido. Cuando nosotros éramos chicos nos la pasabamos afuera, haciendo ‘lios’ y ensuciandonos y jugando sin estructuras”, recordó la experta refiriéndose a cómo han cambiado las formas de jugar en las últimas décadas.

Enamorarse de la naturaleza otra vez
Megan asegura que la comunidad tiene un rol vital a la hora de ayudar a familias a jugar afuera. Cuando hay un sentido de comunidad, cuando sentimos que tenemos apoyo de los vecinos y amigos, hay más interés y deseo de salir, de organizarse y disfrutar de la naturaleza.

Los líderes de las clases de Tinkergarten ayudan a crear ese sentido de comunidad y ayudan a los padres a dejar a sus hijos tomar riesgos y les facilita esa parte, que a veces no es fácil, porque muy seguido nos encontramos que son muchos los padres que tienen miedo o no quieren que sus hijos se ensucien o hagan cosas que antes nosotros hacíamos todos los días.

“Cuanto más temprano empecemos con los hijos a jugar al aire libre más fácil será la batalla en contra de la tecnología. Es decir si las familias tienen el hábito desde temprano de jugar con la naturaleza, no habrá que convencer a los chicos y a los padres de salir, será algo que ocurra con  más naturalidad”, explicó Meghan

Dejar a los chicos aburrirse y tomar riesgos
Un error cada vez más común de los padres es darle tecnología a los chicos cada vez que dicen ‘estoy aburrido’.  “Necesitamos dejar a los chicos, en especial a los más grandes, que se aburran, que tomen riesgos. Tenemos que dejar que se caigan y se levanten, que creen confianza en sí mismos a través de su propio aprendizaje. Los padres tenemos que dejar a nuestros hijos crecer, aunque nos cueste mucho”, añadió.

Barreras reales
Megan explicó que otro factor a tener en cuenta a la hora de jugar afuera es la necesidad de poder diferenciar entre barreras reales y ficticia. “Es importante que los padres aprendan a diferenciar entre las barreras reales que hay para jugar afuera y las barreras que ellos perciben, pero realmente no son barreras. Oportunidades de jugar con la naturaleza hay un montón, hay que saber aprovecharlas”.

“Hay casos en los que las barreras para jugar afuera son reales. Hay lugares donde los espacios verdes, o espacios seguros prácticamente no existen o son muy escasos. También es cierto que para los chicos adolescentes y preadolescentes no hay tantos espacios como para los más chicos. Los playgrounds no son de su interés y a veces si van a parques de juegos hay conflictos con los padres y chicos más pequeños”, reconoció.

Ideas para jugar afuera cuando hace frío
Megan compartió algunas ideas para jugar afuera durante los días fríos, como por ejemplo:

  • Crear rituales que sean exclusivos del clima frío: Meghan, por ejemplo, tiene junto a su familia el ritual de ir a tomar chocolate caliente afuera durante el invierno. “Se crea algo mágico en este momento, lo importante es estar vestido en forma apropiada para hacer frente al frío y hacer de este ritual algo exclusivo de una estación”.

  • Aprender de los animales: otra forma de incentivar el juego afuera es que los chicos aprendan a ver cómo los animales sobreviven los climas fríos y dejarlos que lleven sus ositos para hacer hibernar. En lugares como Florida, donde el invierno es bien cálido, una idea, por ejemplo, es hacer un ritual de bienvenida a todos los pájaros que migran a esa zona escapando del frío del norte.

  • Mantenerse en movimiento: Meghan también aconseja que para jugar afuera en el frío estar en continuo movimiento es vital. Hacer caminatas, juegos físicos y evitar sentarse por un rato largo ayuda a disfrutar del juego con la naturaleza.

Tras desempeñarse 16 años como educadora, desarrolladora de planes de estudios y líder escolar, Megan cumplió su sueño de convertirse en empresaria / educadora / madre que ayuda a las familias de todo el mundo, incluida la suya, a aprender al aire libre. Antes de Tinkergarten, Meghan trabajó como directora de escuela primaria, especialista en matemáticas y ciencias y como maestra en escuelas públicas y privadas en NY, MA y CA. Obtuvo una licenciatura con especialización en inglés y psicología en el Amherst College, una maestría en liderazgo educativo en el Bank Street College, y se formó como líder de la escuela forestal en Bridgwater College, Reino Unido. Cuando está con sus hijos, Meghan es esa mamá sin complejos que juega con ellos en el barro, baila bajo la lluvia torrencial y construye un iglú de nieve con sus manos desnudas.

Para más ideas puedes visitar el blog de Tinkergarten.

    • El juego y la naturaleza van de la mano: la naturaleza ofrece una experiencia sensorial única, que a la vez es estimulante porque está siempre cambiando y ofrece la oportunidad para poner en práctica todos los sentidos.
    • Es importante que los padres dejen a sus hijos tomar riesgos y jugar libremente al aire libre, aún cuando hace frío, y siempre usando la ropa apropiada.
    • Crear rituales familiares, aprender de los animales y mantenerse en movimiento son formas de incentivar a toda la familia a jugar con la naturaleza, aún en invierno.
    • Cuanto más temprano expongamos a los chicos a los beneficios de jugar al aire libre, menos resistencia pondrán y será más fácil ‘despegarlos’ de la tecnología.

Más consejos y novedades

http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/brain810x456.jpg
/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/kitchenplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/playful810x456.png
http://www.thegeniusofplay.org/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/rainydayplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/carretera810x456.jpg
https://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/pirate810x456.jpg