¡Deja el teléfono! Cómo hacer para desconectarnos y jugar más con nuestros hijos

¡Deja el teléfono! Cómo hacer para desconectarnos y jugar más con nuestros hijos

  • Un encuesta hecha en el 2016 por Common Sense Media entre padres de adolescentes y pre adolescentes reveló que los padres pasaban tanto tiempo como sus hijos conectados: unas 9 horas por día.
  • La Academia Americana de Pediatras que es crear un plan de medios familiar, que deje por escrito cuánto tiempo, qué tipo de contenido y en qué lugares la familia puede usar los teléfonos y las tabletas (esto también para los padres)
  • Crea situaciones de juego (desde juegos de mesa a manualidades) en las que todos los familiares participen (sin que haya teléfonos de por medio).

Pasa más seguido de lo que nos gusta admitirlo: nuestros hijos nos llaman, nos preguntan cosas, nos piden cosas y nuestra respuesta es ahora no, espera un minuto, en un minuto ¿Y por qué? Porque estamos pegados al teléfono.

No se trata de hacerlos sentir mal (a los padres) sobre esto que hacemos demasiado, pero sí reflexionar acerca de cómo el teléfono nos afecta en la concentración e interacción con los hijos y cómo, entre toda la maraña diaria, nos quita tiempo para jugar y la calidad de juego que podríamos ofrecerles.

Primero es importante reconocer que el teléfono y la computadora nos han cambiado las rutinas y muchas veces nos quitan horas de sueño y de interacción familiar, simplemente porque estos dispositivos se han colado en nuestras vidas, en nuestras mesas y en nuestros dormitorios. Esto afecta las relaciones sociales a veces de manera moderada y otras, mucho más fuerte.

También es importante admitir que el teléfono nos ayuda a coordinar y organizar muchas cosas y que, querramos o no, es parte ya de nuestras vidas.

Padres ausentes por la distracción digital

Muchas veces los padres nos encontramos en situaciones de tensión porque nuestros hijos quieren usar sus celulares o los nuestros mucho más tiempo del que nosotros se lo permitimos. Pero también ocurre que nosotros los padres nos pasamos de la raya a la hora de conectarnos ( y nuestros hijos lo notan).

Un encuesta hecha en el 2016 por Common Sense Media entre padres de adolescentes y pre adolescentes reveló que los padres pasaban tanto tiempo como sus hijos conectados: unas 9 horas por día. La encuesta abarcó a 1.700 padres de chicos entre 8 y 18 años.

En su estudio, Common Sense Media aseguró que los padres pasan unas 9 horas y 22 minutos conectados por día y detalló que la gran mayoría de esas horas (unas 8) son dedicadas a consumir contenido no relacionado con el el trabajo (como mirar televisión, conectarse a social media y jugar videojuegos). Aún así, según el estudio, un 78 por ciento de los padres encuestados aseguró que se considera un buen ejemplo para sus hijos a la hora de cómo y cuánto tiempo estar conectados.

En un artículo que difundió en forma reciente, Melinda Gates, la esposa de Bill Gates, escribió sobre cómo la tecnología está impactando las relaciones familiares y compartió algunas ideas y consejos (que le sirvieron a ella) para mejorar el uso de los teléfonos y las computadoras en casa.

Uno de ellos es simple: desconectarse. Por ejemplo, empezar por no permitir el teléfono (o tableta) durante la cena. Esto ayuda a comer mejor y a conversar, a pasar un rato en familia y a conectar con los hijos. Al menos 4 de las 7 noches de la semana, procura sentarse a la mesa a la hora de cena sin tecnología de por medio. También puedes extender este consejo a la hora de jugar. Intenta al menos pasar una media sin conectarte o mirar tu teléfono mientras juegas con los hijos.

Otra propuesta la recomienda la Academia Americana de Pediatras y es crear un plan de medios familiar, que deje por escrito cuánto tiempo, qué tipo de contenido y en qué lugares la familia pueden usar los teléfonos y las tabletas (esto también para los padres). Cada familia tiene sus necesidades y sus particularidades, pero el plan de medios debería incluir un espacio sin tecnología para jugar, y no solo hablamos del uso de tabletas por parte de los chicos, sino también de sus padres y cuidadores.

¿Y qué hacer para jugar más con los hijos?

Básicamente eso, desconectarse y establecer lugares dónde el teléfono se apague o se ponga en modo ‘Airplane’ para evitar que nos tentemos de leer emails o mirar nuestra página de Facebook.

¿Cuándo fue la última vez que jugaste a la pelota con tu hijo en el parque o jugaste con ellos a la escondida? Por un día prueba la experiencia de ser ese padre o madre que juega con sus hijos en el playground en vez de sentarse en el banco a mirar su teléfono. Quizá te cueste un poco al principio, pero la recompensa probablemente sea mucho más gratificante que un ‘like’ o un ‘me gusta’.

Crea situaciones de juego (desde juegos de mesa a manualidades) en las que todos los familiares participen (sin que haya teléfonos de por medio). Dependiendo de la edad de tus hijos, busca actividades al aire libre y restringe el uso del teléfono en el parque, playground o área de juegos.

Se el ejemplo: si quieres que tus hijos jueguen más sin tecnología, se el primero en motivar ese juego. Si les pides que jueguen mientras tú miras tu teléfono por una hora, y cada vez que te piden algo o te inviten a jugar les dices ‘ahora no’ o ‘en un minuto’ es probable que no solo no quieran jugar más, sino que se sientan frustrados. Ponte un espacio y hora del día en el que el juego y la comunicación cara a cara tienen prioridad.

El psiquiatra español radicado en New York Luis Rojas Marcos advirtió en un artículo que ahora recorre las redes sobre los peligros de los padres ‘digitalmente distraídos’ y del uso de las ‘niñeras tecnológicas’ e incitó a los padres a desconectarse durante la hora de cenar y a jugar con sus hijos al aire libre.

Hay días en los que es inevitable no poder jugar o atender a los chicos cuando nos llaman, pero casi siempre nos podemos hacer un tiempo para jugar con ellos. Diez, veinte minutos es siempre mejor que nada, y nuestro update en Facebook simplemente puede esperar.

 

    • Un encuesta hecha en el 2016 por Common Sense Media entre padres de adolescentes y pre adolescentes reveló que los padres pasaban tanto tiempo como sus hijos conectados: unas 9 horas por día.
    • La Academia Americana de Pediatras que es crear un plan de medios familiar, que deje por escrito cuánto tiempo, qué tipo de contenido y en qué lugares la familia puede usar los teléfonos y las tabletas (esto también para los padres)
    • Crea situaciones de juego (desde juegos de mesa a manualidades) en las que todos los familiares participen (sin que haya teléfonos de por medio).

Más consejos y novedades

http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/brain810x456.jpg
/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/kitchenplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/playful810x456.png
http://www.thegeniusofplay.org/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/rainydayplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/carretera810x456.jpg
https://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/pirate810x456.jpg