Rx: Tiempo para Jugar

Rx: Tiempo para Jugar

  • P = Praise / Elogia el comportamiento positivo de tu hijo
  • R = Reflect / Apoya la conversación apropiada de tu hijo y demuéstrale que estás interesado y escuchando
  • I = Imitate / Imita el juego de tu hijo para demostrarle que estás involucrado y abierto a su liderazgo
  • D = Describe / Describe las cosas positivas que tu hijo está haciendo
  • E = Enjoy / Disfruta de este tiempo al sonreír, reír y mostrar con señales no verbales que te estás divirtiendo con él

El juego es una de las estrategias más subutilizadas para el manejo de la ira. Soy una terapeuta que trabaja con padres que luchan por ayudar a sus hijos a expresar sus sentimientos de manera apropiada ... y no hay escasez de frustración para todas las partes involucradas.

Muchas veces, la primera estrategia a seguir es "sentarse y tener una conversación". Ya sabes a qué me refiero. Se lleva a cabo en la cocina o en la sala familiar. El niño está sentado en su silla, cara a cara con mamá o papá (tal vez ambos). Todos los que están en la sala saben que la inminente discusión será de avergonzarse. Un evento desencadenante los llevará a todos a esta conversación, sin embargo, nadie realmente quiere estar ahí para tenerla. Salta hasta el final, donde verás a muchos padres (y niños) incómodos que terminan la conversación sintiendo que no tuvo éxito. Y, por lo general, los niños terminan sintiéndose mal entendidos o mal sobre sus sentimientos.

Por supuesto, esta no es nuestra intención. Nos propusimos tener nuestras "conversaciones" con nuestros niños con el objetivo de resolver un problema o dar una lección (generalmente ambas cosas). Pero con demasiada frecuencia escucho a los padres sentirse decepcionados por el resultado. Temen que el mensaje no se haya recibido y el problema se repita inevitablemente.

Jugar con nuestros hijos rara vez parece ser una forma de enseñarles lecciones. Pero tal vez debería serlo.

Los beneficios emocionales de 10 minutos al día de tiempo para jugar con tus hijos tienen el potencial de ser mucho más poderosos que la conversación en la cocina. ¡Y más divertido para todos también!

Los niños llegan a casa al final de cada día con una mochila emocional llena hasta el borde. ¿Se sentarán y compartirán todas esas historias contigo? No, probablemente no. Pero eso está bien. La belleza de este nuevo enfoque es que ni siquiera es necesario que te esfuerces para sacarle todos los detalles a tus hijos. En su lugar, intercambiarás la conversación de "cómo estuvo tu día" por un tiempo para jugar.

Este tiempo para jugar no es solo cualquier tiempo de juego. Esto es 10 minutos de juego dirigido por los niños, lo que significa que tus hijos pueden elegir qué jugar, cómo jugar y estarán a cargo. Si quieren luchar y pelearse, genial, debes estar listo para participar. Si quieren jugar un juego tradicional con reglas completamente diferentes, también es perfecto. Tu te subes al tren y ellos controlan el resto. Si son 10 minutos de diversión y risas, lo estás haciendo bien.

El juego dirigido por niños no pretende ser una receta para solucionar un problema específico. Pero, más bien, es una práctica diaria destinada a prevenir la acumulación excesiva de emociones grandes que a menudo se vuelven abrumadoras para que los niños se expresen de manera apropiada. Piensa en ello como un globo que se llena de aire cada día. El tiempo para jugar permite que parte de ese aire salga, así que mañana cuando vayan a la escuela, el globo no explota antes de que termine el día.

Los beneficios de incorporar este tiempo para jugar son vitales para desarrollar la inteligencia emocional en tus hijos a través del juego. Cultivarás un vínculo más fuerte con tus hijos al brindarles tu atención enfocada sin necesidad de depender de una rabieta o comportamiento negativo para obtenerla. El vínculo más fuerte es lo que les permite sentirse cómodos y compartir cuando se sienten tristes, enojados o asustados, en lugar de recurrir a una rabieta para expresar su punto. Tu elogio y capacidad para responder mejoran su autoestima y promueven la liberación de hormonas "de bienestar" en ambos cuerpos, como la dopamina, la serotonina y la oxitocina. Esta liberación de hormonas ayuda a tus hijos a sentirse tan bien que los motivará a ser más cooperativos y receptivos a tu dirección, especialmente en los momentos en que ellos no pueden estar a cargo.

Así que la próxima vez que estés buscando una manera de ayudar a tus hijos a enfrentar grandes sentimientos, ¡el tiempo de jugar puede ser la respuesta!

    • P = Praise / Elogia el comportamiento positivo de tu hijo
    • R = Reflect / Apoya la conversación apropiada de tu hijo y demuéstrale que estás interesado y escuchando
    • I = Imitate / Imita el juego de tu hijo para demostrarle que estás involucrado y abierto a su liderazgo
    • D = Describe / Describe las cosas positivas que tu hijo está haciendo
    • E = Enjoy / Disfruta de este tiempo al sonreír, reír y mostrar con señales no verbales que te estás divirtiendo con él

Más consejos y novedades

http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/brain810x456.jpg
/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/kitchenplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/playful810x456.png
http://www.thegeniusofplay.org/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/rainydayplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/carretera810x456.jpg
https://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/pirate810x456.jpg