Solo Trabajo y Nada de Juego: la Importancia de Balancear la Escuela y el Juego

    1. Pregúntale a los funcionarios de la escuela cuánto tiempo se les permite a los estudiantes para juego libre – ya sea al interior o exterior. ¿Cuáles son las políticas de recreo? ¿Cómo integran el juego con el día escolar?
    2. Involucra a los maestros en la conversación sobre la enseñanza a través del juego y limitar la cantidad de tareas.
    3. Aboga por más recreo y/o tiempo libre. Muchos maestros y directores se sienten capacitados para hacer cambios positivos cuando saben que cuentan con el apoyo de las familias.
    4. Planifica tiempo de juego libre no estructurado dentro del horario de tu hijo. Puedes visitar parques públicos, museos para niños y parques de aventuras
    5. Participa y únete a tus hijos en el juego. Ofrécete como voluntario para ir al salón de clases de tu hijo para jugar. Organiza una noche de juegos de mesa en familia en tu vecindario.

Para los padres de niños que ingresan a la escuela primaria, la transición a los rigores y las nuevas expectativas de la escuela puede parecer desalentadora. En los EE.UU., según la Academia Estadounidense de Pediatría, existe una preocupación con respecto a la salud y el bienestar de los niños en edad escolar relacionados con la obesidad y las enfermedades mentales, particularmente en relación con el estrés, la ansiedad y la depresión. Se ha advertido a los padres que no deben sobrecargar el tiempo libre de los niños y que tengan demasiada tarea, ya que las escuelas de todo el país han disminuido el recreo como una forma de juego libre durante el día escolar. Los psicólogos infantiles han reconocido que la falta de juego en los años de primaria está contribuyendo a la falta de bienestar de los niños.

La investigación ha demostrado que el juego es beneficioso para el desarrollo y el aprendizaje de los niños a lo largo de los años escolares. Sin embargo, el juego de niños mayores es diferente que en los primeros años. El juego de roles con muñecas se convierte gradualmente en una narración sofisticada. Un juego de Candyland es reemplazado por un desafío más difícil como el ajedrez. Un juego rápido de captura se transforma en juegos deportivos. A medida que los niños se desarrollan, su juego se vuelve más complejo y desafiante y, a medida que el juego se vuelve más complejo, los niños se desarrollan cognitivamente, físicamente y emocionalmente. Por lo tanto, el juego organizado y libre dentro y fuera de la escuela es fundamental para todos los niños.

El juego al aire libre durante los recreos tradicionales es beneficioso para los niños al ayudarles a mantener estados mentales positivos, mantenerse en buena forma física y tener un mejor rendimiento académico. Con más recreos, los niños obtienen mejores resultados en lo académico, participan en más actividad física y tienen mejores estados emocionales. El juego que incluye todo el cuerpo es una gran manera de resolver una clase inquieta y que los niños prestan mejor atención cuando tienen descansos de movimiento.

Con más recreos, los niños obtienen mejores resultados en lo académico, participan en más actividad física y tienen mejores estados emocionales.

Hay otras actividades de juego libre más allá de los juegos físicos de recreo. Por ejemplo, los juegos de mesa ayudan a los niños a aprender materias importantes como matemáticas, alfabetización y resolución de problemas. También, espacios de creación y áreas de juegos de aventura donde los niños pueden construir y crear cosas ayudan a desarrollar habilidades de resolución de problemas y creatividad.

    1. Pregúntale a los funcionarios de la escuela cuánto tiempo se les permite a los estudiantes para juego libre – ya sea al interior o exterior. ¿Cuáles son las políticas de recreo? ¿Cómo integran el juego con el día escolar?
    2. Involucra a los maestros en la conversación sobre la enseñanza a través del juego y limitar la cantidad de tareas.
    3. Aboga por más recreo y/o tiempo libre. Muchos maestros y directores se sienten capacitados para hacer cambios positivos cuando saben que cuentan con el apoyo de las familias.
    4. Planifica tiempo de juego libre no estructurado dentro del horario de tu hijo. Puedes visitar parques públicos, museos para niños y parques de aventuras
    5. Participa y únete a tus hijos en el juego. Ofrécete como voluntario para ir al salón de clases de tu hijo para jugar. Organiza una noche de juegos de mesa en familia en tu vecindario.

More Expert Advice

http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/brain810x456.jpg
/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/kitchenplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/playful810x456.png
http://www.thegeniusofplay.org/App_themes/tgop/images/expertadvice/articles/rainydayplay810x456.jpg
http://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/carretera810x456.jpg
https://www.thegeniusofplay.org/App_Themes/tgop/images/expertadvice/articles/pirate810x456.jpg